Buscar
  • Hill House Capital

Propuesta de Reforma de ley al sistema de pensiones AFORES.





Una iniciativa que carga todo el costo al sector empresarial y con un impacto real, solo en el sector más bajo del universo de los trabajadores aforados.

Ayer se anuncio en la “mañanera” que el Presidente va a presentar al congreso de la unión, una iniciativa de ley para modificar el sistema de pensiones manejado por la AFORES. El anuncio se hizo con la presencia de los lideres de las dos cámaras del congreso de la unión y con el presidente del consejo coordinador empresarial CCE, lo que nos hace pensar que la iniciativa esta bastante platicada y consensuada.




Lo positivo de este anuncio es que elimina la posibilidad (al menos de corto plazo), de que el gobierno se hiciera cargo de la administración y manejo de los recursos manejados por las AFORES (el monto ronda los $ 150,000 millones de dólares). Este tema fue propuesto un par de veces por diputados de MORENA, pero afortunadamente no prospero en el Congreso.



Pero antes de analizar los contras de esta iniciativa de ley veamos los cambios propuestos:


1. La contribución total de ahorro al sistema de pensiones va a pasar del 6% al 15%, distribuido de la siguiente forma.

  • a) La contribución del gobierno no aumenta solo se redistribuye: se aumenta al 8.72% la aportación del gobierno para aquellos trabajadores que ganen 1 salario mínimo; y se disminuye hasta el 1.79% la contribución del gobierno para aquellos trabajadores que ganen 4 o más unidades de medida de actualización UMAs (similar al salario mínimo, pero sin que necesariamente se actualice anualmente en la misma proporción que se actualiza el SMG). Con estos cambios el gobierno incrementa el apoyo a la base económica mas baja, pero disminuye el apoyo a estratos mas altos, sin incrementar su aportación total (claramente manda una buena señal al estrato socioeconómico más bajo de la población, para las elecciones del próximo año).

  • b) La contribución de los trabajadores se mantiene sin cambios.


  • c) La contribución de los patrones es la que carga con todo el aumento de esta reforma. El porcentaje de aportación será del 5.15% al 13.87%, dependiendo del nivel salarial del empleado. Este incremento en las aportaciones del sector empresarial será gradual y se completará dentro de 8 años.


Por último, la tasa de reemplazo también cambia, se propone un aumento de del 40%, lo que llevaría a que esta tasa, la cual no es más que él % que va a recibir de pensión el trabajador sobre su último salario recibido, llegue a niveles promedio de entre el 35% y el 42% dependiendo del nivel salarial. Para los niveles bajos (5 salarios mínimos) se busca que la tasa de reemplazo llegue al 50% y para el nivel mas bajo de solo 1 salario mínimo, se buscaría que la tasa fuera del 103%. Finalmente, también se reduce el numero de años que hay que cotizar en el IMSS, y pasa de 25 a 15 años.

Es una iniciativa que muy inteligentemente, se propone a pocas semanas de que inicien las precampañas para el proceso electoral del próximo año.

Todo el costo de este incremento en las aportaciones se le carga a los patrones. Quizás lo lógico y justo hubiera sido que el gobierno aportara el mismo incremento que los empresarios.

Este incremento en las aportaciones de los patrones muy probablemente va a generar un aumento en la tasa de empleos informales, porque si de por sí, la actividad económica esta muy golpeada por la pandemia, este incremento en los costos de los empresarios va a complicar, todavía más, la viabilidad de muchas empresas del país.

Es cierto que con esta reforma, si se buscan mejoras importantes en el segmento mas bajo del universo de afiliados a las AFORES, pero se está dejando un poco de lado, a la clase media del universo de las Afores.

Finalmente, no podemos perder de vista que, de aquí en adelante, todas las decisiones relevantes en materia económica, fiscal y política que tome el gobierno van a estar influenciadas por el tema electoral (como normalmente pasa en todos los países del mundo cuando se acercan sus procesos electorales).


En resumen, pensamos que esta iniciativa de ley es buena, pero solo para el segmento mas bajo de los Aforados. Es buena para los mercados porque quita un factor de nerviosismo al acabar con la especulación de una posible desaparición de las Afores y un control del gobierno, de estos recursos. Es mala para los empresarios porque ellos van a cargar con todo el incremento de las aportaciones, en un entorno económico muy malo, y es inequitativa.



Solo mencionar, que el gobierno federal y los gobiernos estatales, tienen un problema mucho mayor, con las pensiones de sus trabajadores, los burócratas (heredado este problema por los gobiernos anteriores). La gran mayoría no tiene un peso fondeado y todos los años se incrementa el porcentaje que se usa para pagar estas pensiones, del presupuesto anual de los Estados, del IMSS, ISSSTE, PEMEX, CFE, etc.


Quizás, un análisis y desarrollo de un plan para empezar a fondear paulatinamente estas pensiones, sería muy bien visto por los mercados financieros y seria una medalla para este gobierno.



Por Sergio Zermeño

© 2020 HILL HOUSE CAPITAL